19/04/2019

infoBaires

Turismo

Una perla escondida en el Sur de Italia

Sant’Angelo Le Fratte es un bello e histórico pueblo de La Basilicata italiana, en la región de Potenza, ubicado a una hora y media de Nápoles y a 30 minutos de la ciudad cabecera de la provincia. Enclavado al pie del cerro  Carpineto y con tan sólo apróximadamente 1.500 habitantes, es una de esas perlas […]

Sant’Angelo Le Fratte es un bello e histórico pueblo de La Basilicata italiana, en la región de Potenza, ubicado a una hora y media de Nápoles y a 30 minutos de la ciudad cabecera de la provincia.
Enclavado al pie del cerro  Carpineto y con tan sólo apróximadamente 1.500 habitantes, es una de esas perlas turísticas que aún no explotaron pero que tiene todas las condiciones para ser un atractivo más del bello sur.
Este pequeño “paese”  tiene una particularidad que lo hace aún mas sobresaliente, y es que su coqueto y pintoresco casco histórico nos muestra más de 300 intervenciones artísticas, tanto de pinturas como de esculturas.
Cada pared es un sorprendente mural, la mayoría alegóricos a la historia del pueblo, a sus habitanes o al Santo Patrono,
Su síndaco, Michele Laurino, explicó que se reciben en temporada de 3.000 a 4.000 turistas, aunque esa cifra se multiplica por 20 durante la celebración anual denominada
 “La noche de la Cantina”, que se festeja los días 15, 16 y 17 de agosto de cada año.
Su proximidad con la ciudad de Matera, que será la capital cultural europea durante 2019, despierta muchas expectativas por la llegada de nuevos visitantes.
Mientras en el pueblo ya se proyecta la construccion de un gran hotel o albergue, se puede conseguir una casa o habitación para pernoctar por 20 o 25 euros.
Los amantes de las caminatas y el aire libre pueden realizar sus actividades en el vecino río Melandro y sus cascadas, y los devotos del turismo gastronómico se deleitan con los quesos, aceite de oliva, vinos y salames, producidos con recetas centenarias.
Pero lo más importante que uno puede encontrar en Sant’Angelo Le Fratte es la calidez de su gente, su esfuerzo por ser buenos anfitriones y el interés por conservar las buenas tradiciones que hicieron conocida a Italia y los italianos en todo el
Mundo.

Comentarios