17/04/2021

infoBaires

Ciudad

Uno de cada cinco peatones no respetan las normas

Ayer fue el día de la seguridad peatonal, que busca concientizar a los conductores. No obstante, el 18,2% de los transeúntes no usa la senda, y de los que cruzan corriendo, siete de diez lo hacen con la señal inhabilitando su paso.

Circular por la derecha y sobrepasar por la izquierda, no detenerse en zonas de tránsito intenso, atender y respetar señales y semáforos. No, este artículo no está dirigido a automovilistas, sino a peatones. Según cifras oficiales, en la Argentina mueren unos 600 de ellos al año y muchas de esas defunciones se producen por la negligencia de las propias víctimas. Circular mirando el teléfono celular, por ejemplo.

Ayer se conmemoró el Día de la seguridad peatonal, una fecha que se instauró hace cinco años con el objetivo de promover en los conductores el respeto de los derechos de los peatones a circular con seguridad por la vía pública. Cada año fallecen en las carreteras del mundo más de 270 mil peatones, lo que representa el 22% del total de 1,24 millones de las muertes por siniestros viales, informó Tiempo Argentino.

Para la Organización Mundial de la Salud, un peatón es la persona que está caminando, empujando o sujetando una bicicleta, un cochecito o una sillita de niño, llevando un animal, o desplazándose sobre patines de ruedas, un monopatín o esquíes. Excluye a las personas que están subiendo o bajando de un vehículo. Primera observación, estimados automovilistas: un ciclista anda sobre ruedas, pero deben hacer de cuenta que no.

Resulta más que obvio que el peatón es el actor más vulnerable de la calle. Esto indica que, consciente de su debilidad física ante un golpe con cualquier tipo de vehículo, el mismo peatón buscará ser prevenido para reducir las posibilidades de sufrir un siniestro.

Pero, se sabe, Buenos Aires tiene una existencia más poética que lógica. Durante 2013, en la Ciudad fallecieron 86 personas en siniestros viales en el lugar del hecho. De ellas, 39 eran peatones.

El Observatorio Vial Latinoamericano (OVILAM) produjo un estudio no experimental de tipo descriptivo, para el cual recolectó información por medio de relevamientos de observación directa y con fotografías en 15 importantes esquinas porteñas, tales como Corrientes y Florida, Callao y Santa Fe, Independencia y Santiago del Estero, y 9 de Julio y Belgrano.

El propósito de este estudio fue identificar cuáles son los comportamientos de los peatones y de qué manera las condiciones del entorno pueden alterarlos. Así, se analizaron los parámetros de uso de la senda peatonal, la forma de cruzar (caminando o corriendo), el respeto al semáforo, si se mira al cruzar y otras distracciones (usando el celular o auriculares, charlando, etc.) Los resultados refieren a igual cantidad de hombres y mujeres y establecieron que el 13,8% son «peatones tecnológicos».

Se comprobó que en el 19,5% de los casos no se respeta el semáforo y se cruza a destiempo. Algo llamativo es cómo «observa» la situación de cruce el peatón medio de la Ciudad. En lugar de mirar el semáforo peatonal, o en su defecto el semáforo de tránsito vehicular, suele observar si los vehículos que circulan por la arteria a cruzar detienen su marcha o no.

Un 18,2% de los peatones no respeta las sendas peatonales o el cruce por las esquinas. El cruce en diagonal o a cualquier altura de la cuadra es moneda corriente en el tránsito porteño. Además, el 3,8% de los peatones cruza corriendo, y de ellos, el 69% lo hace con el semáforo inhabilitando su paso. A la hora de esperar la señal del cruce permitido, los porteños también manifiestan su poca paciencia. Un 32,8% espera debajo de la acera, lo cual, además de innecesario, es altamente peligroso.

Con estos datos, los especialistas de OVILAM concluyeron que los peatones, a pesar ser el eslabón más débil de la cadena del tránsito, presentan un «alto porcentaje de conductas temerarias que ponen en riesgo su vida».

Otras consideraciones fueron que «los automovilistas han mejorado el respeto a la prioridad de cruce del peatón, sobre todo en los giros a la derecha», y que «la sensación de impunidad que tiene el peatón al saber que no sufrirá ninguna multa» los hace más temerarios.

Un 13,8% de distraídos tecnológicos

Esa vida que acabas de ganar en el Candy Crush, no la pierdas al cruzar la calle. El estudio de OVILAM concluyó que los denominados «peatones tecnológicos» son el 13,8% del total, una variable no menor a la hora de considerar el índice de atropellos que refiere a las distracciones.

Se considera peatón tecnológico a aquel que transita o cruza haciendo uso de aparatos electrónicos que distraen su atención o que afectan principalmente sus sentidos de vista y oído. Al cruzar calles y avenidas, el 7,2% usa auriculares, el 3,5% habla por teléfono y el 3,1% envía mensajes de texto.

Asimismo, el estudio también percibió un crecimiento sostenido de los peatones tecnológicos que usan las mejoras de la conectividad en la ciudad, como ser: mapas digitales, pago de facturas y servicios virtuales y diversas guías culturales y de trámites.

Por eso es recomendable detener la marcha para hacer uso del teléfono celular y no intentar ganar tiempo mientras se cruzan calles, se atraviesan pasos a nivel y se suben o bajan escaleras. Además, quien viene acompañado por una o más personas, no debe confiar en que otro mirará por él para saber si tiene habilitado el paso, y prestar atención por sí mismo al semáforo y al tránsito.

Comentarios