17/04/2021

infoBaires

Sociedad

En Vicente Lopez ya no podrán revisar bolsos en los accesos al Vial Costero

El Juzgado de Garantías N° 2 de San Isidro hizo lugar a un recurso de hábeas corpus colectivo presentado por una veintena de vecinos y resolvió que la Municipalidad de Vicente López debe dejar de llevar a cabo requisas en los accesos al paseo.

Luego del reclamo de un grupo de visitantes del Paseo Vial Costero de Vicente López, la Justicia le ordenó al municipio local que se abstenga de realizar controles y «cacheos» a las personas que se acercan al parque los fines de semana y feriados para disfrutar de un día al aire libre.

La comuna había puesto en marcha esta medida para evitar que la gente ingrese al predio con bebidas alcohólicas, pero algunos vecinos denunciaron que esos procedimientos violaban la privacidad y eran «anticonstitucionales». De todas maneras, el municipio apelará la medida.

El Juzgado de Garantías N° 2 de San Isidro hizo lugar a un recurso de hábeas corpus colectivo presentado por una veintena de vecinos y resolvió que la Municipalidad de Vicente López debe dejar de llevar a cabo requisas en los accesos al paseo.

«Para que haya un cacheo o control de ese tipo tienen que existir elementos concretos que permitan la sospecha o que se vinculen con la comisión de un delito. No pueden pedir revisar los bolsos así porque sí», explicó a LA NACION Fernando Cabaleiro, abogado y uno de los denunciantes, que confirmó la resolución establecida por la Justicia.

Desde que comenzó la gestión del actual intendente local, Jorge Macri, el municipio puso en marcha un sistema de control en el Paseo de la Costa: los fines de semana y feriados, cuando circulan por la zona lindera al río miles de personas, empleados comunales «custodian» los accesos. Según la comuna, estos procedimientos evitaron hechos de violencia protagonizados otros años por personas alcoholizadas.

Además de prohibirse el ingreso de automóviles, las personas son obligadas a mostrar el interior de sus bolsos y heladeras portátiles. Los inspectores explican que el objetivo es evitar que se ingrese con bebidas alcohólicas. Si la persona se resiste al control, el empleado municipal pide la asistencia de alguno de los efectivos policiales que custodian el paseo.

Hay vecinos que, acostumbrados a la medida, apenas llegan al lugar muestran, casi de manera automática y sin problema, sus pertenencias. Pero para otras personas el procedimiento atenta contra su «libertad».

Ventura, por ejemplo, aclaró que no está en contra de los controles, pero consideró que «los inspectores deberían recorrer el parque y revisar un bolso si detectan que alguien consume alcohol o provoca disturbios».

LA NACION se comunicó con la comuna para hablar con el intendente Jorge Macri y desde el área aseguraron que apelarán la medida.

La Nación

Comentarios